Quesos,Recetas

Queso para lasaña

Queso para lasaña

Hoy te vamos a sugerir un queso para lasaña muy especial para hacer una sorprendente receta. Nos encanta compartir una buena lasaña con amigos, y hoy compartimos nuestra receta con un queso diferente de los Picos de Europa.

En nuestra receta de lasaña usaremos un queso para lasaña del Valle de Liébana en Cantabria, usaremos el queso de vaca madurado ahumado.

 

Elegir un buen queso para lasaña

La lasaña es un plato de pasta con dos salsas, el ragú o salsa boloñesa y la salsa bechamel. El queso para lasaña que uses puede marcar la diferencia en la receta, este debe ser un queso de calidad, y además debe derretirse muy bien para fundirse por las capas de la lasaña.

La lasaña es un plato Griego/Italiano que apasiona a miles de personas, dos apasionados declarados de la lasaña son Cicerón y el mediático personaje animado Garfield.

«El propio Cicerón menciona su pasión por el «Lagum», que eran tiras de pasta largas; es muy posible que en esta época los italianos desarrollaron las máquinas para elaborar la pasta de lasaña.»

El queso de vaca madurado ahumado del Valle de Liébana es un queso muy cremoso que es excelente para hacer salsas y uno de los mejores para fundir, de ahí que esté en nuestra receta. Aporta mucha personalidad y sabor a las recetas por eso está aumentando su popularidad.

queso de vaca madurado ahumado
Queso de vaca madurado ahumado del Valle de Liébana, Cantabria.

Pues vamos con los ingredientes y la receta que haría que Cicerón y Garfield fueran enemigos mortales.

Los ingredientes:

Para la salsa bechamel.
75 g de mantequilla sin sal.
75 g de harina de trigo.
1 litro de leche entera a temperatura ambiente.
Una pizca de nuez moscada recién rallada.
Salsa de tomate 375 ml.
Sal y pimienta blanca.

Para la lasaña
60 ml de aceite de oliva virgen extra.
500 g de carne de ternera molida.
Sal y pimienta.
500 g de queso de Pido o ricotta.
30 g de mantequilla sin sal.
3 huevos grandes.
500 g de hojas de lasaña, cocidas al dente.
500 g de queso de vaca madurado ahumado rallado.
25 g de queso parmesano recién rallado para gratinar.

Para la salsa de tomate.
120 ml de aceite de oliva virgen extra.
1 cebolla pequeña, picada.
2 dientes de ajo, picados.
1 tallo de apio, picado.
1 zanahoria, picada.
Sal marina y pimienta negra recién molida.
900 g de tomates triturados.
2 hojas secas de laurel.
60 g de mantequilla sin sal, opcional.


Preparación para la salsa bechamel:

  1. En una olla de 2 litros, derrita 75 g de mantequilla a fuego medio. Cuando la mantequilla se haya derretido completamente, agregue la harina y batir hasta que quede suave, aproximadamente 2 minutos.
  2. Agregue gradualmente la leche, batiendo constantemente para evitar que se formen grumos. Continuar a fuego lento y batir a fuego medio hasta que la salsa esté espesa, suave y cremosa, aproximadamente 10 minutos. La salsa debe ser lo suficientemente espesa como para cubrir la parte posterior de la cuchara de madera.
  3. Retire del fuego y agregue la nuez moscada y la salsa de tomate. Revuelva hasta que estén bien combinados y revise el condimento. Ponga a un lado y deje enfriar completamente.

Preparación para la lasaña:

  1. Precalentar el horno a 190 grados C.
  2. En una sartén, caliente el aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente, agregue la carne molida y sazone con sal y pimienta. Dore la carne, rompiendo todos los grumos grandes, hasta que deje de ser rosada la carne.
  3. Retirar del fuego y escurrir cualquier exceso de grasa. Ponga a un lado y deje enfriar completamente.
  4. En un tazón mediano, mezcle bien el queso de Pido o la ricotta con los huevos. Condimentar con sal y pimienta. Dejar a un lado.
  5. En el fondo de un molde para hornear de 33 por 23 cm, esparza 1/3 de la salsa bechamel. Arregle las hojas de pasta de lado a lado, cubriendo el fondo del plato para hornear. Distribuye uniformemente una capa de toda la mezcla de queso de Pido. Coloque otra capa de hojas de pasta y distribuya toda la carne molida en la parte superior. Espolvoree 1/2 queso de vaca madurado ahumado sobre la carne. Distribuir otro 1/3 de la salsa bechamel. Así cuántas capas queramos tenga la lasaña.
  6. Organice la capa final de hojas de pasta y cúbralas con la bechamel, queso de vaca madurado ahumado y el parmesano restantes. Cortar los 30 g restantes de mantequilla en cubos de 0,5 cm y repartirlo por parte superior de la lasaña.
  7. Cubra una bandeja grande para hornear con papel de aluminio. Coloque el plato de lasaña en la parte superior, cubra y ponga en la rejilla central del horno y hornee hasta que la parte superior esté burbujeando, aproximadamente 30 minutos. Retire la tapa y continúe horneando durante unos 15 minutos.
  8. Servir caliente para poder disfrutar el queso para lasaña ahumado derretido.

Preparación para la salsa de tomate:

  1. En una cacerola grande, caliente el aceite a fuego medio-alto. Agregue la cebolla y el ajo y saltee hasta que estén suaves y translúcidos, aproximadamente 5 a 10 minutos. Agregue el apio y las zanahorias y sazone con sal y pimienta. Saltear hasta que todas las verduras estén blandas, unos 5 a 10 minutos.
  2. Agregue los tomates y las hojas de laurel y cocine a fuego lento sin tapar a fuego lento durante 1 hora o hasta que espese. Retire las hojas de laurel y revise el condimento. Si la salsa aún tiene un sabor ácido, agregue mantequilla sin sal, 15 g a la vez para redondear los sabores.
  3. Agregue 1/2 la salsa de tomate en el tazón de un procesador de alimentos. Procesar hasta que quede suave. Continuar con la salsa de tomate restante.
  4. Si no usa toda la salsa, deje que se enfríe completamente y vierta 250 a 500 ml de porciones en bolsas para congelar. Se puede congelar esta salsa hasta 6 meses.

Esperamos pruebes esta fantástica receta, con este queso para lasaña ahumado darás un toque muy especial a nuestro plato preferido.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *